Caracas, Venezuela. 07 abril 2016

En Venezuela ahora la rumba comienza el jueves; el viernes sera libre.


Nicolas Maduro decreta el viernes libre y pago en Venezuela como parte del "plan de emergencia de ahorro energético".


Trabajadores venezolanos del sector publico obtendrán afortunadamente viernes libre y pago durante los próximos dos meses como parte de un plan de emergencia para ahorrar electricidad. La decisión fue anunciada por el presidente Nicolás Maduro en un discurso en la televisión estatal.

Venezuela tiene las reservas de petróleo probadas más grandes del mundo, pero su economía es un caos, la inflación es galopante, la escasez de bienes tan básicos como jabón y papel higiénico se agravan continuamente y ahora para rematar, los constantes cortes de luz en el interior y la calima generalizada, están convirtiendo el país en un verdadero infierno.

Debido a la severa sequía que ha dejado a los niveles de las presas hidroeléctricas en niveles extremadamente bajos, para ahorrar en electricidad, el gobierno se vio obligado a implementar un fin de semana de tres días, comenzando este Viernes y terminando hasta el 6 de junio.

Maduro dijo que el país estaba en una situación desesperada debido al bajo nivel de agua en  las 18 represas hidroeléctricas de Venezuela . Como ejemplo, citó la Represa de Guri ubicada en el sudeste de Bolivar que suministra el 70% de la electricidad del país. Maduro dijo que su nivel de agua era sólo de 3 centímetros (aproximadamente una pulgada) por encima de lo que se considera el nivel crítico. Maduro también ordenó a industrias públicas para reducir su consumo de electricidad en un 20%.

Lejos de verlo como un mal, los empleados del sector publico de todas las empresas que operan en el país, se regocijan con la noticia bajo el lema de que "Ahora la rumba empieza desde el jueves". Sin embargo temen que también los pocos locales nocturnos que aun quedan y las licorerías tengan también prohibido abrir los viernes. "Sea como sea es mejor quedarse en casa que enfrentarse al caos de la ciudad que se ve plagada de "bachaqueros" y colas interminables" afirma una empleada de Corpoelec.



Una realidad muy distinta es la que experimentan los dueños de las compañías y dueños de negocios comerciales puesto que esta medida perjudicaría gravemente la productividad y rentabilidad de las mismas de extenderse la ley al sector privado.


via: Redacción